Spiga


Aquí escribes el contenido. (código)Aquí escribes el resto del contenido que no se vera. (código)

Leer Mas...

asd

Leer Mas...

Mediocridad

Un año más el deporte riojano (hablamos del profesional) ha vuelto a dar más días de pena que de gloria. Tanto que sólo el Caja Rioja y el Voley Haro ha conseguido brillar entre tanta mediocridad. Mediocridad tanto en el fútbol como en el balonmano que ha vuelto a confirmar que somos los mejores vendedores de humo y los peores a la hora de hacer la hoguera.

Por el camino se ha quedado la Copa del Rey y la copetición europea de balonmano, la fase de ascenso del Logroñés y del Logroñés CF y, con ellos, la ilusión de una región que volverá a estar en la cola de la actividad deportiva profesional.

Si el resumen se hace de la temporada de la Liga ASOBAL la conlcusión no puede ser nada halagüeña. Fracaso, fracaso y fracaso. Nadie se conforma con la salvación pura y dura. Esa es una fiesta a la que el conjunto logroñés estaba invitado el curso pasado, pero este, después de que en el arranque de la temporada se hablara de Copa del Rey e incluso, los más osados, mentaran la competición europea (o al menos la lucha por ella) como uno de los objetivos, sabe a poco.

¿Quien ha fallado? Culpables, o al menos que reconozcan su responsabilidad, hay pocos. La afición ha acusado tanto al gerente del club como a la directiva. Alguno incluso ha señalado al entrenador, y desde la entidad se ha recurrido al tema de las lesiones. Osea, que nadie ha fallado, pero el equipo se ha estancado.

El problema es que, como novedad, la liga ASOBAL y, por ende, el Naturhouse, han tenido el tirón suficiente como para dar brillo a una grada, la del Palacio de los Deportes, necesitada de visitante. Pero las modas pasan y sólo los más fieles, los que han mamado el balonmano en La Rioja antes del 'efecto Darien' se resistirán a abandonarlo. Los demás, si las metas siguen siendo tan fáciles de conseguir, acabarán por dejarlo.

Algo similar sucede en el fútbol, aunque siempre contará con su mayor presencia social y su cantera inagotable. Siempre estará de moda y siempre se pensará que el salto de categoría es posible. Además todo lo que tenía que perder, ya lo ha perdido. Los más desencantados hace tiempo que no van a Las Gaunas y el millar largo que sigue el día a día del Logroñés (mejor no hablar el LCF) seguirán acudiendo a su cita quincenal con el balón.

Pese a la mediocridad de la temporada futbolística la buena noticia (paradójico pero real) es el más que posible descenso del Logroñés CF a Tercera división. Sin un rival con el que combatir los argumentos de muchos de los iluminados del Logroñés se acaban. Dejarán de tener sentido y una vez sólos ante la realidad de la competición, sólo tendrán una opción: ofrecer a su afición algo más que estar por delante del eterno rival.

Entre tanto, y para disfrutar, nos quedaremos con el baloncesto y con el voleibol.

Leer Mas...

La mala educación

Esperpento en Las Gaunas. Poco más o menos ese es el resumen de lo que se pudo ver este domingo en el Municipal. Esperpento que va más allá de lo futbolístico. Cierto que ni Logroñés CF ni Palencia están para tirar cohetes. Es más, su descenso estaría más que justificado por lo expuesto durante 90 minutos en el campo de Logroño.


Pero ciertos partidos y, sobre todo, ciertas situaciones, se pueden explicar mucho mejor cuando se mira la grada. Y es que el verdadero esperpento se vio en las moradas gradas logroñesas. La afición palentina fue prácticamente la única presente. Engulló a los pocos fieles del Logroñés CF pero lo hizo de la peor manera posible: exhibiendo una falta de educación absoluta, rayando el absurdo y con no pocos seguidores del Club Deportivo infiltrados entre ellos.

Cualquier comentario se tachará inmediatamente de 'anti lo que sea'. Partiendo de que en La Rioja todos somos del Logroñés (aunque no del de Hortelano) todos estamos legitimados para comentar abiertamente la pésima actuación de la hinchada morada.

Viajar hasta Logroño para dejarse capitanear por cuatro exaltados
del Logroñés y combinar los gritos de apoyo a su equipo (algo a lo que, por supuesto, no hay nada que objetar) con los de "Recreación, desaparición", "Puto Recre" y otro similares, dejan patente su falta de criterio.

Lumbreras, hay en todos los sitios, pero fanfarronear en casa ajena está muy mal visto. Los 'valientes' de Las Gaunas completaron su tarde festiva reventando la valla de separación que hay entre las gradas y el césped. Todo quedó en un susto, pero pudo ser una auténtica tragedia.

El postrero gol del Logroñés CF, el mejor regalo que se pudieron llevar de Logroño. Que lo disfruten.

Leer Mas...

Una temporada redonda

Que el Caja Rioja (Leb Plata) está atravesando una de sus mejores temporadas, es una realidad que a pocos aficionados al basket en La Rioja se les escapa. Y es que, a falta de una jornada para la conclusión de la temporada los chicos de Jesús Sala ya han completado los dos objetivos con que arrancaron el curso. Mejor dicho, el primero y el adicional.

Con uno de los presupuestos más ajustados de la categoría, el conjunto logroñés se planteó un único objetivo. Quería repetir 'play off' de ascenso, un privilegio reservado exclusivamente para ocho de los nueve mejores equipos de la liga regular (el mejor logra el ascenso directo). De la mano de Stevie Johnson (aunque no sólo gracias a él) el conjunto riojano fue acumulando triunfos para, completados dos tercios de la temporada, marcar como superada la meta final.

El segundo reto, más ambicioso aún, surgió entonces: gozar de ventaja de campo en la primera fase del remodelado sistema de ascenso. Dicho y hecho. El triunfo de este viernes ante Sabadell concede a los riojanos ese privilegio que les sitúa en el pedestal de los favoritos para acceder a la final four de Cáceres.

El último reto llegará el próximo viernes (16 de mayo) en Vic. Ante el conjunto catalán, que ya ha confirmado su ascenso a LEB Oro, los riojanos quieren seguir soñando. En su mano está el acabar incluso en segunda posición para asegurarse así un cruce teóricamente más asequible.

Cuatro son los posibles rivales, Hoteles Almería, Cáceres, Cai, Plasencia y Tarragona, pero el coco, el equipo que nadie quiere, es el bloque cacereño. Las suspicacias circulan en el mundo del baloncesto y el hecho de que sea el equipo organizador de la primera final a cuatro de la competición alberga recelos entre sus posibles rivales.

No habrá opción de elegir por lo que el último objetivo de la temporada regular será el de reventar la fiesta del Akasvayu Vic, que celebrará ante los riojanos su ascenso, y confiar en que los tres primeros puestos deparen los tres mejores rivales.

Leer Mas...